Fuera el odio y la homofobia de la Asamblea Legislativa