Aborto clandestino: cuando la sociedad falla y cobra

 

Millones de mujeres deciden abortar cada año en el mundo. Miles de mujeres están abortando o buscando un aborto ahora mismo, muchas de ellas aquí, en Costa Rica. ¿Pero por qué? ¿Por qué abortan las mujeres en la clandestinidad?

 

Una respuesta fácil dice que las mujeres abortan porque son malas, desnaturalizadas, inhumanas, egoístas… es su culpa haberse embarazado y no quieren hacer frente al  embarazo, que merecen como si fuera un castigo.

 

Otra respuesta reconoce que las mujeres abortan porque la sociedad les ha fallado.

 

Fallos en la prevención. Generaciones completas de habitantes de este país han crecido sin ningún tipo de educación que les permita conocer y apropiarse de sus cuerpos, construir proyectos de vida, comprender la maternidad y la paternidad como una opción, no como un destino.

 

Fallos en la protección. La decisión de rechazar o posponer la maternidad no puede ejecutarse sin un pleno acceso a anticonceptivos. En el sistema de salud pública, se ofrece la misma oferta de anticonceptivos a todas las mujeres, independientemente de su edad, estilo de vida o condiciones personales. La que quiera algo diferente, se ve obligada a pagar por ello, comprando anticonceptivos que tienen precio de artículos de lujo.

 

Fallos en la prevención de la violencia: Las mujeres no se embarazan siempre porque quisieron el acto sexual. Más de 1500 mujeres son violadas en Costa Rica cada año, una cifra que no muestra a todas aquellas que no llegaron a denunciar. ¿Cuántos embarazos ocurren producto de la violencia dentro de las casas? ¿Cuántas víctimas son niñas o adolescentes?

 

Fallos en la atención: Aún y cuando el aborto terapéutico está permitido en nuestro ordenamiento jurídico, no existe una guía o protocolo que indique en qué circunstancias debe aplicarse. Mientras algunas mujeres enfermas o con condiciones de riesgo topan con la buena suerte de ser atendidas de manera oportuna, otras se enfrentan al rechazo y deben buscar fuera del sistema de salud la forma de preservar su vida, interrumpiendo el embarazo.

 

Fallos en la comprensión del concepto de salud: Los casos en los cuales se diagnostica malformaciones del feto incompatibles con la vida trastocan las ilusiones y las expectativas de un embarazo que pudo ser deseado.  Sin embargo, el sufrimiento y el dolor que provoca continuar con un embarazo que terminará en funeral no es contemplado como una afectación a la salud de las mujeres.

 

Y en resumen, fallos en el reconocimiento de la capacidad de las mujeres para decidir. En todas y en cada una de las situaciones arriba expuestas habrá mujeres que, de acuerdo con sus creencias, valores, redes de apoyo y condiciones de vida podrán decidir continuar con el embarazo, y habrá otras que con esos mismos criterios decidirán abortar. ¿Puede una sociedad sentirse con derecho a obligar a unas o a otras a cambiar de decisión?

 

Cuando miles de mujeres son obligadas a la clandestinidad, la sociedad es la que falla, y sin embargo son esas mismas mujeres las que pagan la cuenta: con sus vidas, con su integridad física, con su libertad.

 

Este 28 de setiembre, en el marco de la Jornada de Acción por la Despenalización del Aborto en América Latina y el Caribe, la Colectiva por el Derecho a Decidir exige:

 

·       El fortalecimiento del programa “Educación y Afectividad” para que se implemente en todos los centros educativos del país, se monitoreen sus resultados y haya rendición de cuentas.

·       La ampliación de la oferta anticonceptiva en el sistema de salud pública, incluyendo la anticoncepción de emergencia.

·       El fortalecimiento de los programas de prevención de la violencia sexual y la aplicación de las penas a los perpetradores de estos delitos.

·       La aprobación de un protocolo o guía para la Interrupción Terapéutica del Embarazo, que brinde seguridad jurídica al personal de salud y permita decidir a las mujeres.

·       El reconocimiento de las afectaciones a la salud mental de las mujeres cuando atraviesan por embarazos con malformaciones incompatibles con la vida extrauterina, como causal para la realización de abortos terapéuticos.

·       La despenalización del aborto cuando los embarazos sean producto de la violencia: violaciones, embarazo en niñas menores de 12 años y en mujeres víctimas de explotación sexual comercial.

 

Y finalmente, llamamos a todos los sectores de la población a dar un debate amplio sobre este tema, desde posiciones respetuosas y en un marco de Derechos Humanos.

 

Colectiva por el Derecho a Decidir

28 de setiembre de 2012.